Auditorías Energéticas

Una auditoría energética es un estudio sistemático del perfil de consumo de energía de un edificio, su grado de eficiencia y de la implantación de mejoras de ahorro.

2020: obligatorio renovar las auditorías energéticas

En España la normativa de referencia es el Real Decreto 56/2016, mediante el cual se traspuso la Directiva 2012/27/UE de eficiencia energética. En esta ley se estableció la obligatoriedad para las empresas de más de 250 trabajadores o más de 50 millones de euros de volumen de negocio y un balance general que exceda de 43 millones de euros, a realizar una auditoría energética. La auditoría debe cubrir al menos el 85 por ciento del consumo total de energía final del conjunto de las instalaciones ubicadas en el territorio nacional y que formen parte de las actividades industriales, comerciales y de servicios que dichas empresas y grupos gestionan en el desarrollo de su actividad económica.

Durante el año 2.016 se realizaron las correspondientes auditorías, que ahora es preciso renovar, puesto que en el RD 56/2016 se establece que se deben realizar cada cuatro años.

Beneficios de realizar una auditoría energética

Más allá de la obligatoriedad impuesta por la legislación vigente, un informe de auditoría energética puede ser una herramienta muy valiosa puesta a disposición de la gerencia de una empresa, puesto que el gasto energético suele ser muy significativo en la estructura de costes. Saber en qué se gasta la energía, si se hace de manera eficiente o no, y las posibles medidas correctivas, son el objetivo de la auditoría.

Una vez detectadas las ineficiencias energéticas o detectado un potencial ahorro, se realiza un estudio técnico de las medidas de ahorro energético a aplicar que son viables, cuantificándose el coste de implantación, el ahorro energético previsible y el periodo de retorno de la inversión.

Las medidas de ahorro energético pueden consistir en la sustitución de equipos o sistemas existentes por otros más eficientes, en la diversificación de fuentes energéticas o en la implantación de energías renovables. Esto supone no solo una reducción del coste energético, sino también una mejora en el impacto ambiental de la actividad mediante la reducción de emisiones CO2.

Colors